Editorial

Una decisión prudente

El presidente Danilo Medina hizo bien en suspender el proyecto de construcción de un complejo hotelero hasta que se definiera si afecta o no el Parque Nacional Cotubanamá, en la región este del país.

Determinar si está dentro o fuera del parque debe ser cosa relativamente fácil, pues la tecnología permite identificar con rapidez las coordenadas de ubicación de un terreno.

El ministro de Medio Ambiente está en la comisión y se espera que sea el más interesado en que se esclarezca cualquier duda y que sus permisos y autorizaciones sean en base a la resultante de las investigaciones de lugar. Eso debe darle la tranquilidad de actuar correctamente y con base.

La protección del medio ambiente y las riquezas naturales son partes esenciales del turismo que se quiere desarrollar. Un país ambientalmente degradado difícilmente puede ser atractivo.

La conciencia ambiental global ha avanzado tanto que lo peor que puede pasarle a un destino turístico es mostrarse poco amigable con la preservación de áreas sensibles, como lo son las zonas protegidas.

Toda actividad humana tiene un impacto medioambiental y el desarrollo turístico implica construcciones que producen alteraciones. Eso es sabido.

Por tanto, de lo que se trata es que el desarrollo turístico se sustente en respetar las reglas del juego en todo el sentido de la palabra.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba