Editorial

Una esperanza para el Noroeste

La Línea Noroeste, allá “Donde siempre vibra el corazón de la Patria”, ha estado margi­nada y abandonada a su suerte por el Estado dominicano, situación que ha impedido el crecimiento de esa subregión y el desarrollo de la población.

Valverde, Montecristi, Dajabón y Santiago Rodríguez, provincias que conforman la franja geográfica noroestana, están a la espera de ca­pitales para su pleno despegue socioeconómico y el bienestar social de la colectividad.

El Noroeste cuenta con potencialidades para explorar y explotar la producción agropecuaria, el tu­rismo, la agroindustria, el comercio y energía limpia; solo faltan las iniciativas público-privadas que permiten enrumbar a los pueblos noroestanos hacia el progreso y la transformación de la sociedad.

Luis Abinader Corona, presidente de la República, estuvo en Pepillo Salcedo (Manzanillo), municipio de la provincia de Montecristi, y anunció que ejecutará un plan maestro, el cual generará millares de empleos, reactivación de la economía, rescate del puerto y elevar las condiciones de vida de quienes habitan en las comunidades del Noroeste.

Además, se conjugarán la industria turística con las exportaciones para superar los problemas sociales y económicos que afectan a millares de familias, factores claves en busca de avanzar hacia el crecimiento sustentable.

Una esperanza florece en la Línea Noroeste, tras la presentación del proyecto por parte del mandatario, quien planteó que se coordinará con el empresariado la aplicación de políticas públicas que influirán en el progreso de la subregión.

También será construido un complejo industrial compuesto por astilleros, depósito de gas natural y producción de energía de gas natural, así como zonas francas y fábricas.

Otros planes incluyen desarrollar la Zona Franca de Montecristi y de Esperanza, provincia Valverde, y los inversionistas tendrán múltiples ventajas y facilidades para las exportaciones, porque el puerto de Manzanillo garantizará relaciones comerciales efectivas en los mercados internacionales.

Durante la gira  presidencial realizada por la Línea Noroeste, el mandatario explicó que “el plan  tendrá un impacto extremadamente positivo en el empleo, no sólo en esta zona, porque aquí va a tener la gente que mudarse a Manzanillo y vendrá gente de todo el país”.

El muelle

Con relación al puerto de Manzanillo, se especializarán los recursos económicos necesarios para mo­dernizarlo, lo que es imprescindible a fin de que arriben barcos y buques en aras de viabilizar las exportaciones  y tener acceso a los mercados internacionales.

El muelle de Manzanillo posee un calado único en América Latina y el Caribe, el cual le permite una comunicación marítima rápida y económica con Estados Unidos, Europa, Cuba, Haití y todas las islas caribeñas, por tanto, se abren las puertas para realizar negocios en gran escala.

Ahora procede que los sectores de la Línea Noroeste se unan a este proceso y juntos transiten con firmeza por la ruta del éxito, debido a que es la fórmula en procura de superar el atraso y el subdesa­rrollo.

Es un reto de los noroestanos inspirarse en las palabras del Presidente y empoderarse en búsqueda de que el Gobierno y los empresarios decidan emprender acciones por una mejor Línea Noroeste y la felicidad de la población.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba