Opinión

Una jus­ti­cia alec­cio­na­do­ra

Por: Ra­fael A. Es­cot­to

«De­trás de cada for­tu­na hay un de­li­to». Ho­no­ré de Bal­zac

Como abo­ga­do es­ta­dou­ni­den­se in­tere­sa­do en la evo­lu­ción de las cien­cias ju­rí­di­cas apli­ca­da al de­re­cho y al ma­ne­jo de la jus­ti­cia que es lo que de­man­da Dios, me sen­té fren­te a mi te­le­vi­sor a oír las in­te­li­gen­cias fo­ren­ses do­mi­ni­ca­nas ha­cer sus plan­tea­mien­tos, sus ale­ga­tos o dis­cur­sos en fa­vor de los impu­tados en el caso ti­pi­fi­ca­do como com­ple­jo; com­pli­ca­do, tan­to por la ca­li­dad de los im­pli­ca­dos y lo en­go­rro­so de la tra­ma la cual ha sido tra­ta­da bajo la no­men­cla­tu­ra ju­di­cial de «Ope­ra­ción anti pul­po».

Guar­dan­do la je­rar­quía cri­mi­nal de este caso: «Ope­ra­ción anti pul­po» con el pro­ce­so que se lle­vó a cabo el 25 de enero de 1995 en los Es­ta­dos Uni­dos co­no­ci­do le­gal­men­te como El pue­blo del Es­ta­do de Ca­li­for­nia con­tra O. J. Sim­pson, un jui­cio te­le­vi­sa­do de na­tu­ra­le­za pe­nal que se ven­ti­ló en la Cor­te Su­pe­rior de Los Ánge­les pre­si­di­da por el juez Lan­ce Ito, en el que el ex ju­ga­dor es­tre­lla de la Na­cio­nal Foot­ball Lea­gue y ac­tor de cine O.J. Sim­pson, juz­ga­do por dos car­gos de ase­si­na­to por las muer­te de su exes­po­sa Ni­co­le Brown Sim­pson y Ro­nald Gold­man, ami­go de ésta, ocu­rri­das el 12 de ju­nio de 1994.

En aque­lla opor­tu­ni­dad tu­vi­mos la oca­sión de ob­ser­var du­ran­te vein­ti­séis ho­ras, a un equi­po éli­te de abo­ga­dos de­fen­so­res cuya ba­rra la in­te­gra­ron Ro­bert Sha­pi­ro, li­ti­ga­dor, Johnny Co­ch­ran, de­fen­sor, F. Lee Bai­ley, Alan Dersh­witz, Ro­ber Kar­das­hian, Shawn Ho­lly, Carl E. Dou­glas y Ge­rald Uel­men Ba­rry Sche­ck y Pe­ter Neu­feld, dos abo­ga­dos es­pe­cia­lis­tas en evi­den­cia ba­sa­da en ADN. Mar­cia Clark y Ch­ris­top­her Dar­den fue­ron los fis­ca­les ad­jun­tos. Esa vez la co­mu­ni­dad ju­rí­di­ca na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal tuvo la opor­tu­ni­dad de ver en es­ce­na a am­bos la­dos de las ba­rras a los más gra­na­do o emi­nen­te de la in­te­lec­tua­li­dad ju­rí­di­ca de la épo­ca en los Es­ta­dos Uni­dos.

En el jui­cio Ope­ra­ción anti pul­po, el juez de la Aten­ción Per­ma­nen­te del Dis­tri­to Na­cio­nal, Ale­jan­dro Var­gas, du­ran­te más de vein­ti­cin­co ho­ras es­cu­chó con in­te­rés las dis­tin­tas ex­po­si­cio­nes tan­to de los fis­ca­les ad­jun­tos Wil­son Ca­ma­cho, juez de Aten­ción Per­ma­nen­te del Dis­tri­to Na­cio­nal y Yeni Be­re­ni­ce Rey­no­so, en su con­di­ción de di­rec­to­ra ge­ne­ral de Per­se­cu­ción del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co y ti­tu­lar de la Pro­cu­ra­du­ría Es­pe­cia­li­za­da de Per­se­cu­ción de la Co­rrup­ción Ad­mi­nis­tra­ti­va (PEP­CA), al­gu­nas ve­ces el juez ha­cia co­rrec­cio­nes a am­bos la­dos de las ba­rras a ma­ne­ra de ad­ver­tir so­bre la lí­nea ar­gu­men­ta­ti­va del caso, re­cu­rrien­do para ello a una me­to­do­lo­gía al­ta­men­te di­dác­ti­ca o de con­te­ni­do pe­da­gó­gi­ca.

La pul­cri­tud del len­gua­je mos­tra­do du­ran­te el cur­so del jui­cio por el ma­gis­tra­do Var­gas sen­tó un pa­ra­dig­ma para los jue­ces de la ju­di­ca­tu­ra na­cio­nal al ex­pre­sar an­tes de le­van­tar­se de su asien­to para re­ti­rar­se a de­li­be­rar o a pon­de­rar los ele­men­tos que cons­ti­tui­rían su de­ci­sión fue­ron más o me­nos de esta ma­ne­ra: «Yo ya me sien­to fa­mi­lia de us­te­des…ya yo es­toy que cuan­do es­toy en mi casa digo me voy para mi casa, como si mi casa fue­ra otra y mi ho­gar fue­ra este.»

Con esta re­ve­la­ción el Juez Var­gas qui­so di­ri­gir­se, y lo lo­gro es­tu­pen­da­men­te, al sub­cons­cien­te de los abo­ga­dos de la de­fen­sa y a los impu­tados para apo­de­rar­se de sus emo­cio­nes, in­ten­sas o pa­sa­je­ras, de pena o preo­cu­pa­ción, para que acep­ta­ran su san­ción sin al­te­ra­ción de sus ani­mas.

De lo que se tra­ta­ba fun­da­men­tal­men­te en este jui­cio era so­bre una Or­den de coer­ción, la cual con­sis­te en im­po­ner san­cio­nes a quie­nes con su con­duc­ta obs­ta­cu­li­cen o per­ju­di­quen los fi­nes de ad­mi­nis­tra­ción de jus­ti­cia. El juez Var­gas al im­po­ner la pena de re­clu­sión pre­ven­ti­va a los impu­tados ejer­ció un man­da­to ju­di­cial y apli­có la pena que es­ta­ble­ce la ley o el cum­pli­mien­to for­zo­so del de­re­cho lue­go que el Ma­gis­tra­do cons­ta­ta los ac­tos de in­con­duc­tas. Te­ne­mos, por tan­to, que de­cir como abo­ga­dos, que la san­ción cons­ti­tu­ye un or­de­na­mien­to obli­ga­to­rio por un acto de­lic­ti­vo co­me­ti­do por los impu­tados. La con­se­cuen­cia de su in­con­duc­ta es la coer­ción, el apre­mio o el cons­tre­ñi­mien­to.

La in­tro­duc­ción que hizo el ma­gis­tra­do Ale­jan­dro Var­gas pre­vio a la apli­ca­ción de la coer­ción es­tu­vo en­cau­sa­da a lle­var­le un men­sa­je deon­to­ló­gi­co o éti­co a la so­cie­dad en su con­jun­to y uti­li­zó los de­li­tos su­pues­ta­men­te co­me­ti­dos por los impu­tados, en el caso de la lla­ma­da Ope­ra­ción anti pul­po, para quie­nes in­ten­ten trans­gre­dir la ley o co­me­ter al­gu­na ac­ción cri­mi­nal, en el pre­sen­te o en el fu­tu­ro, sean es­tos fun­cio­na­rios pú­bli­cos o per­so­nas alia­das a ac­ti­vi­da­des do­lo­sas, se vean en el es­pe­jo de los acu­sa­dos quie­nes han sido hu­mi­lla­dos y so­me­ti­dos al des­pre­cio y a la des­hon­ra pú­bli­ca por su par­ti­ci­pa­ción en ac­tos de co­rrup­ción pú­bli­ca en per­jui­cio del Es­ta­do Do­mi­ni­cano.

Que­dó bien cla­ro que este no fue un jui­cio po­lí­ti­co. Los ca­sos po­lí­ti­cos son aque­llos que se lle­van a cabo para de­ter­mi­nar la res­pon­sa­bi­li­dad de fun­cio­na­rios pú­bli­cos en dis­tin­tos he­chos y cir­cuns­tan­cias. Por lo ge­ne­ral es­tos pro­ce­sos son rea­li­za­dos por el po­der le­gis­la­ti­vo. En los Es­ta­dos Uni­dos te­ne­mos, el más re­cien­te, fue con­tra Do­nald Trump por su­pues­to «abu­so de po­der», el de Bill Clin­ton, quien re­sul­tó ab­suel­to por el Se­na­do en re­la­ción con el caso de la pa­san­te de la Casa Blan­ca Mó­ni­ca Le­winsky y el de Ri­chard M. Ni­xon, en co­ne­xión con el caso Wa­ter­ga­te, To­dos es­tos ca­sos se sus­ten­ta­ron en el Art. II, sec­ción 4, de la Cons­ti­tu­ción es­ta­dou­ni­den­se. EnAmé­ri­ca La­ti­na es­tán los ca­sos de Mar­tin Viz­ca­rra, en el Perú, acu­sa­do de co­rrup­ción, Pe­dro Pa­blo Kuczyns­ki, en 2018 y Al­ber­to Fu­ji­mo­ri, en el 2000. Dil­ma Rous­seff (2016), en Bra­sil y el de Otto Pé­rez Mo­li­na (2015) en Gua­te­ma­la, en­tre otros.

La de­ci­sión eva­cua­da por el ho­no­ra­ble ma­gis­tra­do Var­gas fue he­cha con la agu­de­za alec­cio­na­do­ra de un maes­tro dis­ci­pli­nan­do a sus dis­cí­pu­los o de un pa­dre cas­ti­gan­do sus hi­jos ma­los. En cuan­to a la me­di­da cau­te­lar, dice emi­nen­te abo­ga­do san­tia­gue­sa Juan Car­los Bir­cam, lo si­guien­te: «Esta me­di­da =cuyo fin es pu­ra­men­te cau­te­lar y que no es­tán con­ce­bi­da Como una pena an­ti­ci­pa­da ni re­sul­tan con­tra­rias a la pre­sun­ción de inocen­cia—es­tán su­je­tas al cum­pli­mien­to de cier­tas con­di­cio­nes, de­fi­ni­das en el Ar­tícu­lo 227 del Có­di­go Pro­ce­sal Pe­nal.» El juez fue ri­gu­ro­so en sus jus­ti­fi­ca­cio­nes, de las sie­te me­di­das de coer­ción, es­co­gió cua­tro.

El juez en su elo­cuen­te y tan pro­fun­da ex­po­si­ción fi­nal fren­te a un pue­blo, como el do­mi­ni­cano, acos­tum­bra­do a oír el po­der del ma­lle­te con­de­na­to­rio cuan­do da en el es­tra­do sin un dis­cur­sos so­cial­men­te mo­ra­li­za­dor, le qui­so de­cir a los mi­les de jó­ve­nes que es­ta­ban fren­te al te­le­vi­sor ob­ser­van­do la el jui­cio: «No bus­ques per­so­nas con tus mis­mos gus­tos, bus­ca per­so­nas con tus mis­mos va­lo­res.»

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba