Opinión

Una Ley suicida y las pre-candidaturas

Por Luís Céspedes Peña

La Ley que dispuso que los votos de los Distritos Municipales no sean contables para la elección de los alcaldes de cada uno de los Ayuntamientos, desde ya debe considerarse como suicida, debido a que también exonera de compromiso a los últimos funcionarios, lo que crearía gravísimos problemas en perjuicio de los primeros.

Antes de la nueva Ley, cada alcalde municipal tenía el compromiso de ayudar al desarrollo de los Distritos Municipales. Es probable que para parte de los directores de los Distritos, esa independencia sea positiva, pero para la mayoría será una legislación negativa.

Los Distritos van a recibir más recursos por concepto de la Ley 176, pero serán más deficientes porque no contarán con el auxilio de los Ayuntamientos, en la mayoría de los casos. Un día, es probable, que cualquier alcalde municipal se sienta comprometido con algún director de Distrito y disponga ayudarlo con la solución de problemas.

Quizás, sin mucha discusión, la organización más perjudicada, por el momento, será el oficialista Partido de la Liberación Dominicana (PLD), que es la que tiene la mayoría de dirigentes controlando Distritos Municipales.

Pero no es verdad que los habitantes de los Distritos Municipales van a exonerar de culpabilidad a los opositores. No sabemos cómo el Presidente Danilo Medina dejó pasar esa Ley suicida. “No siempre las cosas salen bien, aunque los que más saben de política se pongan de acuerdo!

Si los Distritos Municipales contando con el apoyo de los alcaldes tienen problemas para costear las labores diarias de sus jurisdicciones, sin los alcaldes apoyando su trabajo, las necesidades de las comunidades van a crecer más y  sus servicios serán más deficientes.

Las precandidaturas

En Santiago, más que en los demás pueblos del país, el asunto de las precandidaturas municipales está ocupando uno de los primeros lugares en el interés colectivo, aunque en esa jurisdicción también crece la disputa por el control de algunas diputaciones, como es el caso de la Circunscripción 02, donde el joven Juan Manuel Ventura sigue al ataque buscando desplazar a uno de esas posiciones.

El descuido de algunos dirigentes del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), en ignorar el trabajo en su base, especialmente en Santiago, le abrió la puerta al ingeniero Silvio Durán, que a pesar de ser el último en salir en busca de la candidatura a la Alcaldía Municipal, ya está compitiendo en la primera posición con el actual alcalde, Abel Martínez.

A Silvio le ayuda mucho que es un dirigente político que se pasa parte del tiempo metido en los barrios y los campos jugando dominó o tomándose un café con los pobres los fines de cada semana, después de cumplir con sus compromisos en la dirección de la Corporación de Acueducto y Alcantarillado de Santiago.

Esas relaciones con los más humildes, sus permanentes contactos  con el gran poder económico santiaguero y ahora involucrado con la clase media, está provocando que el movimiento por las pre-candidaturas crezca en todos los sectores políticos de Santiago, en virtud de que nadie quiere dejarse desplazar.

En el Distrito Nacional esa campaña es más fácil, debido a que esa jurisdicción está compuesta básicamente por las clases media y alta.

En Santiago, la mayoría del voto político está en los barrios y las secciones, donde está la totalidad de personas humildes. Las primarias abiertas son determinantes a favor de Silvio Durán, que logró hacer un Frente político con sectores de los Partidos Reformista Social Cristiano, Revolucionario Dominicano, del PRM y otras fuerzas políticas, además del PLD.

Silvio Durán logró que un sector de los seguidores del ex alcalde José Enrique Sued lo esté apoyando. Lo está apoyando el hermano del alcalde Abel Martínez, Domingo Martínez Durán, el movimiento de Caonabo Polanco, el área reformista de Rafael Rodríguez (Kilito), la  Juventud perredeísta y otros externos, todos sumados a l su precandidatura peledeísta.

Aunque  hay discrepancias políticas entre los peledeístas, la oposición no debe descuidarse porque los oficialistas son como los “chinchilines”, un ave conocida así en el Cibao, porque viven en manadas, salen  a buscar alimentos en grupos, se pelean donde encuentran muchas frutas para tratar de lograr más, pero regresan juntos y en la noche todos duermen en el mismo lugar, porque construyen un gran nido.

Hoy, en el caso de Santiago, no se vislumbran cambios de color político en la senadoría ni en la Alcaldía. La oposición no tiene candidatos ganadores, por el momento.

¡Gracias por leernos!

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba