Opinión

Una llamada muy complicada…

Los detalles deberán darse más tarde o más temprano, pero el pasado martes se produjo una llamada que sin duda será histórica. Inusual, antológica, preocupante. Sobre todo grave. Ojalá que no marque un antes y un después, uno de esos hitos amargos que empañan el cristal como los limpiavidrios en las avenidas. El pleno de la Junta había regresado de la Editora Corripio, a donde había ido a supervisar el inicio de la impresión de las boletas, cuando sonó el teléfono del presidente.

Castaños dijo me llama Orlando, y el corito fue inmediato y afinado: ¿Cuánto jode este muchacho? Entonces abundó: Ah, es Luis que quiere hablar conmigo.

El candidato del PRM arrancó como vehículo nuevo que se estrena en una pista y no permitió réplica ni explicación ni nada. Eran órdenes o tal vez decretos que adelantaba.

Castaños no acostumbra, pero al darse cuenta de que Luis hablaba acompañado, e incluso le soplaban, puso el speaker, de manera que sus colegas fueran partícipes, aunque fuera de oído, de ese intercambio memorable.

Fue una embestida dura, y aunque se usó una verónica de paciencia, el toro estuvo incontenible. Una verdadera fiera.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar