Editorial

Una reflexión y preguntas de sentido común

¿Qué hizo China cuando en Wuhan apareció el brote de coronavirus? Los reportes periodísticos dieron cuenta de que las autoridades sanitarias chinas, conjuntamente con otras autoridades, aislaron la importante provincia, de manera que lo que estaba ocurriendo en su interior no se trasladara al resto del país o, cuando menos, procuraron minimizar ese traslado. Los médicos conocen bien este método de actuar, porque con frecuencia aíslan determinados males de un paciente para evitar la contaminación de otros órganos, vecinos o no. También lo conocen los políticos y los cientistas sociales, pues con frecuencia tienen que aislar un descontento social para que no se irradie en una región o en toda la sociedad. Desde estas notas editoriales hemos insistido en la necesidad de darle un trato asimétrico a la pandemia de covid-19, porque el comportamiento de la misma está muy diferenciado en las provincias del país. Las autoridades tienen que considerar si tratan igual a las provincias Santo Domingo, Santiago, La Vega y Duarte junto al Distrito Nacional, territorios que, en conjunto, albergan el 76% de los casos determinados de contagiados con coronavirus. Si a estas cinco localidades sumamos las provincias Espaillat, La Altagracia, Puerto Plata, San Cristóbal y Monseñor Nouel, entonces nos damos cuenta que el 88% de los contagiados están localizados en nueve provincias y el Distrito Nacional. Si fuera una guerra convencional, sería obvio que los generales enfrentados usarían diferentes tácticas o intensidad de fuegos para estos 10 territorios que para el resto del país, es decir, para las restantes 22 provincias. Nos parece, por ejemplo, que para estas últimas provincias, 22, la meta debe ser evitar la propagación comunitaria del virus. Habría, entonces, que tomar las medidas apropiadas en esta dirección y es posible, además, que pueda considerarse que los ciudadanos lleven una vida diferente a la que deben llevar los residentes en las otras nueve provincias y el Distrito Nacional. ¿No podrían estos ciudadanos, por ejemplo, asistir a sus lugares de trabajo protegiéndose con higiene y mascarillas y cuidándose de mantener la llamada distancia social?, ¿no podría establecerse un cordón sanitario que evite que ciudadanos de otros lugares propaguen el virus? En cuanto al Distrito Nacional y las provincias Santo Domingo y Duarte, ¿no debería Salud Pública llevar más médicos y personal paramédico e insumos para hacer un “task force” o equipo de trabajo especial contra el virus? Estas son preguntas que hacemos a los expertos o estrategas que marcan el paso contra esta pandemia en la República Dominicana.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba