Editorial

Una sugerencia del Colegio Médico

Las autoridades de Salud Pública deben prestar atención a la sugerencia del Colegio Médico Dominicano y del expresidente de esa prestigiosa entidad, el eminente médico Wilson Roa, sobre la conveniencia de poner en uso uno de los edificios del complejo hospitalario Luis E. Aybar. Uno y otro han dicho que ese edificio está totalmente terminado y equipado y con espacio para albergar a los pacientes de coronavirus en estado más complicado. Tiene, como ventaja, muchas unidades de cuidados intensivos dotadas de tecnologías de última generación. Nos parece que el Ministerio de Salud Pública y el Sistema Nacional de Salud deben escuchar, analizar y decidir sobre esta sugerencia que, en principio, luce pertinente y adecuada a las presiones que recibe el sistema de salud del país como consecuencia de la pandemia de coronavirus.

La Semana Santa en otro contexto

Como está ocurriendo en una amplia zona del mundo cristiano, los dominicanos estamos conmemorando una Semana Mayor muy singular. Sin asistencia a los templos, sin liturgias colectivas, sin procesiones, recogidos en nuestros hogares. Un poco parecido a como era la observación de la Semana Santa en los años 50 y 60 del siglo pasado, pero sin la amenaza de una pandemia. Pero como los cristianos suelen decir que Dios está en todas partes, podemos adorarlo donde nos encontremos. De manera que la invitación ahora es, como la ha hecho la Iglesia, a recogernos en nuestros hogares y allí, con toda la familia reunida, recordar la Muerte y Crucifixión de Jesús en el Calvario. Una muerte sacrificial y vicaria, por nuestros pecados y para nuestra remisión. Es, además, una oportunidad preciosa para orar por los enfermos, particularmente por los pacientes de coronavirus, y para pedirle a Dios que dé inteligencia a los científicos que buscan afanosamente una vacuna y una medicina curativa para poner fin a los daños de este virus. La ocasión también es oportuna para rogar por médicos, enfermeras, bionalistas, farmacéuticas, camilleros y todo el personal de oficina de ministerios de salud y centros médicos que laboran de manera incesante para asistir a su prójimo atacado por el coronavirus. Que la Semana Santa sea, pues, una conmemoración para recordar el sacrificio de Cristo y para orar para que Dios ayude a la humanidad a salir de este mal momento.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba