Editorial

Urgencias del momento

Editorial  Hoy

La forma de protegerse de contagios virales está satisfactoriamente indicada por especialistas del campo de la salud a nivel internacional. Aunque el Covid-19 es un microorganismo que apenas comienza a conocerse y de comportamiento poco predecible, ya existen para evitarlo normas de obligado cumplimiento general. El país no solo debe defenderse de su impacto directo sobre la salud colectiva. Tiene que preservarse además del efecto colateral que por razonable temor inhibe múltiples actividades humanas en producción, servicios y asistencia a aulas y a eventos masivos de distintos géneros.

El plan de prevención que asumen las autoridades para influir en la población y evitar la enfermedad son útiles también para mantener, en la mayor medida posible, el desenvolvimiento de importantes áreas de la vida nacional. Procede concentrarse, de un lado, en aplicar controles de salubridad sobre unidades de transporte colectivo que deben ser desinfectadas, y en hacer cumplir protocolos de asepsia en sitios muy concurridos como hospitales, cárceles, escuelas y cuarteles. Toca a los ciudadanos individualmente evitar contactos físicos estrechos que acorten la distancia que entre cuerpos recorren los virus. Debe coexistirse con los riesgos poniendo límites a los usos y costumbres de los tiempos normales a fin de apartarse de infecciones. Sin exagerar peligros ni confiarse demasiado.

Un exceso conocido

Recurrir al parto por cesárea distingue a República Dominicana. Se llega a afirmar que es aquí el lugar del mundo de más cirugías que abren vientres para extraer criaturas. Lo que en todas partes es procedimiento excepcional por situaciones orgánicas difíciles de superar, aquí es casi pan nuestro de cada día en nacimientos. Se vive en ese “confort”: el 58% de los alumbramientos ocurre en ruptura con la naturaleza; para servir a más de una conveniencia.

Un recurso quirúrgico que excede normas de obstetricia que por profesionalidad deberían ser respetadas para evitar suspicacias de perseguir fines puramente pecuniarios que crearían riesgos adicionales, propios de quirófanos, a las parturientas. Un medio de traer seres a la vida al que tampoco debe accederse para complacer peticiones orientadas a salir pronto del caso.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba