Municipales

UTESA- Moca gradúa a 106 nuevos profesionales

La Universidad Tecnológica de Santiago, UTESA-Moca, graduó el pasado viernes a 106 nuevos profesionales en distintas áreas del saber, quienes adquirieron  conocimientos académicos,  formación íntegra y las competencias para insertarse  con éxitos en el mercado laboral.

El acto de investidura se inició con el desfile de las autoridades universitarias y la entonación de las notas de los himnos Nacional y de UTESA, respectivamente, en atención al programa elaborado para la ocasión.

A seguida la Magnífica Rectora, licenciada Sonia Bejarán  Maldonado, M. A., pronunció el discurso de orden, quien exhortó a los graduados a cultivar sus profesiones con integridad, principios éticos, valores morales vocación de servicio.

Bejarán Maldonado  sugirió a quienes concluyeron  la educación  a nivel de grado,   ejercer con ética y profesionalidad sus carreras, y de ese modo influir en la construcción de una mejor sociedad.

“En esta nueva etapa  tengan en  cuenta de lo valiosa que es su vida, despierten y empiecen a vivir como un verdadero  utesiano lo haría: con alegría, integridad y dejando huellas positivas en su recorrido por esta vida”, proclamó.

El vicerrector académico del recinto UTESA-Moca, licenciado Maireni Almánzar, M. A., presentó los graduandos a la rectora y demás autoridades universitarias y de inmediato se comenzó la entrega de los certificados a los 106  profesionales.

Posterior a la entrega de los títulos la rectora juramentó a los nuevos profesionales y se procedió al cambio de borlas, cuyo proceso despertó júbilos y emociones entre graduados, familiares, amigos, profesores y todos los asistentes a la actividad.

La licenciada Arlin Isabel Ovalles Hernández, de la carrera de Educación, Mención Ciencias Sociales,  pronunció las palabras de gracias por haber  registrado el mayor índice  académico de la promoción.

Ovalles Hernández  agradeció a Dios, la familia, ejecutivos y profesores de UTESA y amigos, porque su apoyo fue clave  parar  alcanzar  la meta dorada de obtener un título universitario, pero estableció que se tienen otros desafíos para continuar el camino de la superación, a través de la educación continua.

 Rectora Sonia Bejarán pondera competencias e integridad graduados

La Magnífica Rectora de la Universidad Tecnológica de Santiago, UTESA-Moca, licenciada Sonia Bejarán Maldonado, M. A., resaltó las competencias, capacidad e integridad de los graduados que entrega esa academia a la sociedad.

Bejarán Maldonado externó sus criterios en la ceremonia de la Vigesimonovena Graduación Ordinaria, la cual se celebró en la explanada de las Banderas del campus universitarios, en Moca.

A continuación el texto íntegro de la oratoria de la académica utesiana:

Buenos días,

Señor Gobernador por la provincia Espaillat, Lic. Diloné Ovalles

Señor Senador de la provincia Espaillat, Dr. José Rafael Vargas

Señor Alcalde del municipio de Moca, Dr. Ángel López

Lic. Ramón Anibal Castro, Vicecanciller de Recintos.

Licda. Sol Graveley, Rectora UTESA, Recinto Puerto Plata

Dr. Alejandro Arvelo, Rector UTESA, Recinto Gaspar Hernández

Distinguidos miembros del Claustro Universitario de nuestro Recinto

Señores miembros de la prensa

Estimados Profesores

Respetables padres de familias

Queridos graduandos

Señoras y señores

Invitados todos

Queridos graduandos, es muy gratificante estar frente a ustedes extendiéndoles una calurosa bienvenida, pues este acto marca el fin de unos de los caminos más importantes que han decidido transitar.

Ustedes son los protagonistas de su propia historia, historia que escribieron durante un largo recorrido de esfuerzo y dedicación en busca del ejercicio de la inteligencia y el conocimiento. Este día tan especial, marca la última página de la historia que han escrito, dejando su impronta en cada rincón de su casa de estudios y con estas ideas se deja dicho que: Quien deja huellas no desaparece.

El fruto que han cosechado durante estos años les ha permitido estar aquí hoy, llenos de entusiasmo y algarabía.

UTESA, reconoce que cada uno de esos esfuerzos fortalecieron la oportunidad de movilizar aquello que parecía imposible, por eso, nos complace grandemente entregarle a la sociedad 106 nuevos profesionales dotados de las herramientas cognitivas y habilidades, conocedores de los compromisos éticos y pulidos cuidadosamente para insertarse en el ámbito laboral.

Todas las personas tienen un talento especial que las hace brillar con luz propia, descubrirlo es fantástico, pues permite dejar una estela positiva en la memoria de todas las personas con quienes se interactúa o en aquellas con quienes no se comparte a diario, pero que de alguna manera se ejerce alguna influencia por el trabajo realizado, la manera de actuar o por la trayectoria de vida.

En este sentido, la talentosa escritora, conferencista y activista norteamericana Marianne Williamson en su poema  “Nuestro miedo más profundo” expresa que cuando se deja  que  la luz brille y se comparte, permitimos que otros hagan lo mismo: Dejar huellas con su propia luz.

Hay que entender a plenitud que para dejar huellas positivas es necesario poner en práctica lo que el término integridad implica. Una persona íntegra es aquella que siempre hace lo correcto, que practica la honestidad, que tiene dominio emocional y que posee un alto grado de respeto por los demás y por sí mismo.

Esto deja como recompensa proyectarse como personas confiables; con una reputación personal, familiar, profesional y laboral intachable, permitiendo así tener tranquilidad mental, asegurando que la consecución de las metas y objetivos sea más rápida y segura.

Estamos más que convencidos que en este tiempo que estuvieron formándose en nuestras aulas, recibieron de cada uno de sus profesores, además de los conocimientos técnicos de cada una de sus carreras, los lineamientos para ejercerlas con la profesionalidad, ética e integridad, propia de un utesiano.

Así pues, hoy queremos cerrar esta etapa con la convicción de que, además de la integridad que cultivarán en el ejercicio de sus profesiones, aprenderán a vivir. Sí, a vivir, que no es lo mismo que respirar.

Ustedes, que hoy se convierten en jóvenes profesionales, deben saber vivir, disfrutar cada día, cada momento y hacerlo con el agradecimiento de que hoy, pueden regocijarse con todo lo que les rodea, tomando en cuenta que las cosas no valen por el tiempo que duran, sino por las huellas que dejan.

Hace unos días todos fuimos testigos de la partida física de una persona conocida casi a nivel mundial y que conmovió grandemente a la sociedad. Creo que todos saben de quien estoy hablando, y es que el mismo Kobe Bryant sostuvo en una ocasión ´´La vida es muy corta como para estar triste o desanimado, sonríe y sigue con ella´´.

Y aquí, en nuestro Recinto, hemos tenido que enfrentar en los últimos meses, la partida a la casa del Señor de docentes nuestros y son precisamente estos acontecimientos los que nos deben servir de aprendizaje para entender que el lugar es aquí y el momento es ahora.

Pasamos por la vida y no vivimos. Sobrevivimos, porque no sabemos hacer otra cosa. Hasta que, inesperadamente, nos acordamos y miramos para atrás. Entonces nos preguntamos:   ¿Y ahora?

Queridos graduandos: hoy, todavía es tiempo de reconstruir alguna cosa; de dar un abrazo a un amigo; decir una palabra cariñosa; de agradecer por lo que tenemos.   Nunca se es demasiado viejo o demasiado joven, para agradecer a Dios.

Un después no es una respuesta a tu felicidad, piensa bien en lo que quieres hacer de ahora en adelante, plantéate metas, pero no esperes a que estén cumplidas para vivir como un profesional que trabaja por una remuneración, sino que lo hagas por vocación y verán cómo dejarán una gran huella en su quehacer profesional.

En esta nueva etapa  tengan en cuenta de lo valiosa que es su vida, despierten y empiecen a vivir como un verdadero utesiano lo haría: con alegría, integridad y dejando huellas positivas en su recorrido por esta vida.

Dios les bendiga y los acompañe en el desarrollo de sus profesiones. ¡Enhorabuena!!!

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba