Internacionales

Víctimas de abusos en Argentina piden al papa que les ayude a hacer justicia

EFE, ROMA.- Ezequiel Villalonga, Daniel Sgardelis y Claudia Labeguerie, las tres víctimas de abusos sexuales por parte de religiosos en el Instituto Antonio Próvolo para Sordos de Argentina, pidieron este jueves en Roma ser recibidos por el papa y que este les ayude a hacer justicia contra los curas abusadores.

“¿Para qué venimos a Europa? Porque necesitamos que la situación cambie, mientras que el papa está acá tranquilo, ocultando cosas, necesitamos que se acaben los abusos en todo el mundo. (…) Han abusado mucho en muchas partes, pero esto tiene que acabar”, dijo Villalonga en un encuentro en Roma con la prensa extranjera.

Sgardelis, por su parte, pidió que el pontífice argentino “entregue pruebas”, fotografías y nombres de los sacerdotes que estuvieron en el instituto en los años en los que se cometieron los abusos a menores para que sus víctimas puedan identificarlos y sean juzgados.

Junto a ellos se encontraba también Labeguerie quien, visiblemente emocionada, prefirió quedarse en silencio y permitir que hablaran sus compañeros.

Los tres han viajado de Argentina a Ginebra para denunciar ante Naciones Unidas los abusos y las torturas que sufrieron en ese instituto con sedes en La Plata y en Mendoza, y después se han trasladado a Roma para tratar de ser recibidos por Jorge Bergoglio.

“Se habla mucho, y necesitamos que se deje de hablar tanto y se tomen medidas para acabar con los abusos de una vez por todas”, zanjó Sgardelis, al tiempo que denunció el “silencio” que en su opinión manifiesta el Vaticano.

Los tres han emprendido el viaje acompañados de sus abogados Lucas Lecour y Sergio Salinas, quienes defendieron la necesidad de que “la Santa Sede colabore en la investigación”.

“Hemos viajado hasta Ginebra para que el Comité contra la Tortura y el Comité de los Derechos del Niño conozcan el Caso Próvolo, que sepan que la Santa Sede no ha hecho nada para avanzar en la investigación penal de esta causa, ni siquiera han hecho nada para reparar el daño a estas víctimas”, sentenció Lecour.

El abogado lamentó “el terror que vivieron durante años niños y niñas sordos en Mendoza” por parte de sacerdotes que se suponía que debían cuidarlos.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba