Opinión

Vida y obra de George Orwell

Moisés Estévez

«En tiempos de engaño universal, decir la verdad se convierte en un acto revolucionario» George Orwell

Aquel insigne escritor y periodista británico, nacido un 25 de junio del año 1903, en Motihari India, por aquel entonces bajo la administración colonial inglesa, impregnó en sus obras, sus experiencias personales a lo largo de tres etapas de su vida: primero, su posición en contra del imperialismo británico, que lo llevó como representante de las fuerzas del orden colonial en Birmania durante su juventud; segundo, a favor de la justicia social, después de haber observado y sufrido las condiciones de vida de las clases sociales de los trabajadores de Londres y París; y tercero, en contra de los totalitarismos nazi y estalinista, tras su participación en la Guerra Civil Española.
Estudió en Eton y luego formó parte de la Policía Imperial Inglesa en Asia, experiencia que lo llevó a escribir “Días en Birmania” (1934). Vivió varios años en París y en Londres, donde conoció la pobreza; de este difícil período de su vida, nació su novela “Sin blanca en París y en Londres” (1933). Sus experiencias como colaborador de los republicanos en la Guerra Civil Española, las recogió en su interesante libro “Homenaje a Cataluña” (1938).

En general, toda su obra, incluida esta primera etapa y las posteriores sátiras distópicas, reflejaron sus posiciones políticas y morales, pues subrayaron la lucha del hombre contra las reglas sociales establecidas por el poder político. Sus títulos más populares son “Rebelión en la granja” (1945) y “1984” (1949), ficciones en las cuales, describió un nuevo tipo de sociedad controlada totalitariamente por métodos burocráticos y políticos.

Ambas se enmarcan en el género de la literatura anti utópica o de sátira a las instituciones. En la primera, parodió el modelo del socialismo soviético: los personajes son animales de una granja que se rebelan contra sus dueños, los hombres, aunque luego crean una estructura social peor que la de sus antiguos dueños: Lenin, Stalin, Trotski y otras figuras de la escena política son representados por dichos animales. La segunda lleva como título el año en que se ubica la acción: 1984. En ella imaginó una ficción tan opresiva como en la anterior: un mundo regido por grandes potencias, Eurasia, Oceanía y Asia del Este. En tal sociedad el lenguaje es adulterado por el poder para distorsionar los hechos, o más exactamente, para crear una nueva realidad artificial; los sentimientos, al igual que los placeres (incluido el sexual), están prohibidos. Sus personajes principales, Smith y Julia, tratarán infructuosamente de cambiar las reglas de juego, en un mundo donde el lavado de cerebro, el soborno, el control y la manipulación de la verdad son las claves del totalitarismo perverso previsto por Orwell, características y modos, que poco después serían habituales en numerosos países. Smith termina por convertirse en traidor, atrapado en la red de la estructura social.

La prosa de Orwell es realista y en gran manera narrativa. En 1968, se publicaron los volúmenes de Ensayos Completos: Periodismo y cartas (1968). Entre otros de sus trabajos críticos, destacan los estudios que realizó acerca de Dickens. Sus ensayos sobre problemas de política social poseen una franqueza y clarividencia sin precedentes en la literatura inglesa. Orwell murió en Londres a la edad de 46 años, de tuberculosis. Su verdadero nombre fue Eric Arthur Blair.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba