Editorial

“Viernes negro” con los productos del campo

El reto de la seguridad alimentaria es, en estos momentos, tan equiva­lente en importancia al cuidado de la salud y la vida ante las amenazas del coronavirus.

Al cerrarse los hoteles y paralizarse el comer­cio exterior en los primeros meses de la pande­mia, aquí hubo comida abundante y barata.

Al irse restableciendo la normalidad en am­bos sectores, la demanda de productos agríco­las y pecuarios ha crecido, creando una brecha en los precios de muchos de ellos.

El gobierno, sin pérdida de tiempo, volcó su­mas millonarias para estimular las siembras a todos los niveles, con préstamos a tasa cero, y simultáneamente está dando servicios gratui­tos de tractores para roturar tierras de cultivo y subsidiando la venta de insumos y semillas.

Invertir en el campo es el camino inevitable. Aumentar la oferta a precios asequibles a la ma­yoría, debe ser la prioridad obligatoria.

Le proponemos al gobierno que, en la línea de su apoyo sostenido al campo, disponga que el Instituto Nacional de Estabilización de Precios (INESPRE) de­clare la modalidad de “Viernes negro” en sus opera­tivos semanales para llevar sus productos subsidia­dos a las clases medias y pobres.

Que los consumidores sean favorecidos por un recorte significativo de los precios, para que la comida se les abarate y que los productores sigan siendo incentivados con más préstamos a tasa cero.

En el campo está la llave de nuestra recupera­ción económica. El pueblo merece vivir con se­guridad alimentaria.

Regalémosles, pues, a los más pobres, el pri­vilegio de los “Viernes negro con los productos del campo”.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba