Editorial

Visitante indeseado

Intensas lluvias, inundaciones, deslizamientos y otros daños que provoque el ciclón Isaías a su paso hoy por el territorio nacional representa el primer reto en labores de prevención y auxilio que confronta el Centro de Operaciones de Emergencia (COE) en la temporada ciclónica de 2020.
La tormenta tropical Gonzalo, que representaba peligro para República Dominicana, se debilitó la semana pasada en el océano Atlántico si causar daños, pero el ciclón Isaías fijó su trayectoria en la dirección de cruzar sobre la geografía nacional.
Las autoridades han declarado estado de alerta roja en el Gran Santo Domingo y casi todas las provincias ante el peligro de inundaciones repentinas y deslizamientos de tierra, así como posibles inundaciones en zonas costeras.
Meteorología pronostica durante el día de hoy lluvias intensas durante el periodo de alerta, lo que torna previsibles situaciones de inundaciones y deslaves, por lo que brigadistas del COE procederían al traslado de familias desde lugares vulnerables a refugios oficiales.
La pandemia del coronavirus, cuya propagación continúa literalmente indetenible, complicaría las labores del Centro de Operaciones de Emergencia, en razón de que los brigadistas y posibles damnificados deben cumplir con el protocolo de uso de mascarillas y de distanciamiento social aun en los refugios.
Llama la atención que Isaías, que hoy provoca lluvias y vientos sobre el territorio dominicano, ha recorrido miles de kilómetros desde su lugar de formación de manera desordenada aunque presurosa, con capacidad para provocar daños.
Lo menos que se puede esperar de todas las instituciones que conforman el COE, incluido centenares de socorristas, militares, policías, bomberos, personal de los ayuntamientos, médicos, enfermeras y paramédicos, es que hayan aplicado un efectivo programa preventivo y creado las condiciones para la asistencia oportuna.
El pico de la temporada ciclónica apenas comienza, por lo que autoridades y ciudadanía deben estar siempre listos para asumir el protocolo de prevención ante el primer llamado de alerta de tormenta o huracán, que siempre será la mejor manera de evitar desgracias mayores.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar