Sociales

El teatro “Agua Luz” se cae a pedazos; un símbolo del cine y sus estrellas que perpetúan su historia

SANTO DOMINGO, RD.- Tras casi siete décadas de construido, el legendario Teatro Agua y Luz, se resiste a caerse a pedazos y como el junco, resiste.

Ya en ruinas, pero con una imborrable historia de escenas inolvidables y dignas de ser reeditadas, aunque sea en imágenes o simples siluetas, esta emblemática gran obra del arquitecto Carles Buïga aún tiene la oportunidad e ser el albergue de grandes e históricos acontecimientos llevados a la pantalla gigante desde sus espacios para perpetuar escenas de grandes y trascendentales acontecimientos históricos.

Las ruinas de esta joya arquitectónica fue el gran escenario de presentaciones de artistas nacional e internacional.

Sin embargo, muchas de esas estrellas que dieron lucidez y fama al “Agua y Luz” ya en la postrimería de sus vidas, ver esfumarse sus figuras sin el merecido reconocimiento a sus aportes.

El escenario del “Agua y Luz” sirvió para la filmación de producciones cinematográficas como “El Padrino”, protagonizada por los célebres actores Marlon Brandon y Al Pacino, así como “Motín a Bordo”, “Noa Noa”, “El Dios Negro”, “Enrique Blanco” y “La Diosa del Caribe”.

Y como si fuera poco, celebridades como Frank Sinatra (el cantante de la mafia), Charles Azanavour, Sandro de América, Raphael de España, y el padre del Rock and Roll, Bill Haley y sus Cometas, llevaron sus shows en lo que hoy en un parqueo público y albergue de ratas, prostitución y vicios.

Hay que recordar que, en lo político, el teatro Agua y Luz acogió en 1982 una reunión de la Internacional Socialista en la que participaron líderes mundiales de la talla de Willy Brandt, de Alemania; Olof Palme, de Suecia; Mario Soares, de Portugal; Bettino Craxi, de Italia; Felipe González, de España; Francois Mitterrand, de Francia; Carlos Andrés Pérez, de Venezuela; Luis Ayala, de Chile; Raúl Alfonsín, de La Argentina y Rubén Berríos de Puerto Rico. Ese encuentro fue dirigido por el extinto líder político José Francisco Peña Gómez.

Trascurridos el año resulta hasta irónico que un escenario con estas historias no haya conserve escenas de una de las más importante de la saga The God Father y que tampoco se haya promovido un reconocimiento a los actores aún vivos, como Al Pacino, entre otros, incluyendo a las estrellas de El Padrino.

Una medida de esta naturaleza tendría además un gran valor agregado, independientemente del componente histórico y turístico.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba